Seleccionar página

La aromaterapia puede usarse con diferentes fines, ya que nos ayuda a mejorar la salud tanto física como emocional. En este artículo, vamos a centrarnos en la aromaterapia y las emociones. 

El uso de aceites naturales o esenciales extraídos de plantas, flores, hierbas o árboles, tiene un efecto directo en nuestras emociones, ¿ cómo es posible esto ?

¿Qué es la aromaterapia y cómo influye en las emociones?

Desde que nacemos, los olores marcan nuestra vida más de lo que imaginamos, ya que el olfato es el sentido más sensible que tenemos, debido a que la conexión cerebral ocurre de manera inmediata.

Comenzaremos por demostrar el poder de la aromaterapia en nuestras emociones mediante una explicación científica.

Cuando percibimos un olor, este se dirige al sistema límbico del cerebro, donde habita el olfato además de la memoria y los instintos básicos. De esta manera, podemos decir que el olfato está directamente conectado con nuestra memoria y con nuestros instintos más primarios.

Esta zona de nuestro cerebro, el sistema límbico, influye en nuestros comportamientos de manera subconsciente. Por esto, los olores que percibimos se asocian con nuestro estado psicológico, al provocar una serie de emociones concretas.

El uso de aceites esenciales en la aromaterapia es seguro y eficaz para por ejemplo aliviar el estrés, reducir la ansiedad y mejorar estado anímico.

El hecho de inhalar determinados aceites esenciales ayuda a disminuir los niveles de cortisol, hormona liberada en situaciones de estrés. También provoca cambios fisiológicos de forma inmediata en la tensión arterial, tensión muscular, el tamaño de la pupila, la magnitud del parpadeo, temperatura de la piel, flujo de la sangre (vasodilatación), actividad electrodérmica o mejora los estados de sueño.

Al inhalar determinados olores se  activan la liberación de neurotransmisores, alterando el estado de ánimo, reduciendo ansiedad y la interrupción de la respuesta al estrés.

aromaterapia emocional

La aromaterapia emocional

A lo largo de la vida, reaccionamos a las diferentes situaciones tanto externas como internas, individuales o colectivas, de diferentes maneras y lo expresamos mediante nuestras emociones. 

Admiración, adoración, diversión, ansiedad, asombro, incomodidad, aburrimiento, calma, confusión, anhelo,envidia, emoción, miedo… todas estas emociones influencian nuestras vidas. Lo principal es reconocerlas, para poner remedio a esas que no gustan y no nos hacen sentir bien, ya que una vez identificamos la emoción por la que estamos pasando, podremos usar diferentes métodos para cambiarla y mejorar nuestro estado.

Aquí es donde entra la aromaterapia emocional, el contacto con la naturaleza que podemos percibir mediante los olores de aceites esenciales es capaz de modificar nuestras emociones, y pasar de un estado de nerviosismo, por ejemplo, a un estado de completa paz y calma. 

También debemos de tener en cuenta que muchas enfermedades tienen su raíz en desequilibrios emocionales, por lo que mediante la aromaterapia usada para aliviar un estado de estrés o ansiedad, estaremos también previniendo cualquier dolencia o enfermedad física.

La historia de la aromaterapia y su relación con las emociones

La aromaterapia es una práctica que ha sido usada desde hace tiempos lejanos, en los últimos años se ha corroborado su eficacia mediante diversos estudios científicos.

Desde tiempo ancestrales, el hombre siempre ha buscado el bienestar, tanto físico como mental y espiritual, por ello siempre se han empleado técnicas de curación por mediante productos naturales, con diferentes objetivos entre ellos tratar irritaciones de la piel, las heridas, las picaduras de insectos o las mordeduras de víboras.

Rene Descartes, describió que el ser humano se dividía en dos entidades: “un cuerpo o soma y una mente o psique”. Desde esta perspectiva, dio más importancia al cuerpo que según él era lo real y la mente lo irreal, y los tratamientos se empezaron a basar en la curación del cuerpo dejando de lado la salud metal. 

Ya en el siglo XIX esta perspectiva empezó a cambiar y a incorporarse las terapias alternativas. 

En el siglo XX, este tipo de terapias tomó una mayor influencia debido a que se dieron una serie de reacciones adversas por el uso de algunos medicamentos en diferentes partes del mundo. En el año 1988 se realizó la Conferencia Internacional sobre Conservación de Plantas Medicinales, en Chiang Mai, Tailandia, con la presencia de la OMS, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y recursos naturales y el Fondo Mundial para la Vida Salvaje. Como resultado se redactó un manifiesto conocido como la Declaración de Chiang Mai, donde se realiza una severa advertencia: “salvar plantas para salvar vidas”

La aromaterapia y la ansiedad

La ansiedad en su justa medida es un estado normal y no preocupante, es una respuesta a situaciones estresantes. 

Pero cuando la ansiedad se produce en nosotros de manera constante se vuelve problemática ya que puede conducirnos a la presencia de preocupación, miedo o temor excesivo, tensión o activación.

“Algunos aceites esenciales tienen efectos ansiolíticos como la lavanda, rosa, limón, y menta; Moss, Cook, Wesnes y Duckett en el 2003, evidenciaron que estos tienen un efecto de estimulación del simpático, lo que conduce a la disminución de la ansiedad, mejorado el estado de ánimo, otro estudio identificó que éstos actúan en la dopamina lo que ayuda a generar un efecto ansiolítico”

Se realizó un estudio con una enfermera, la cual tenía un nivel alto de ansiedad impidiendo su relajación,y esto le producía sentimientos de desesperación y tristeza. 

Para el experimento se dispuso un difusor de aceite esencial de lavanda en cada sesión. 

La enfermera con el transcurso de estas sesiones comenzó a sentirse más relajada, tenía menos sentimientos de tristeza y se sentía más tranquila. En su caso le llegaban recuerdos de situaciones con sentimientos de felicidad y tranquilidad, y esto es debido a que el olfato es un sentido primitivo capaz de generar un recuerdo.

La aromaterapia y la depresión

La depresión es un “sentimiento de tristeza que no desaparece y se acompaña de otros síntomas que provocan malestar o dificultades para desarrollar su vida cotidiana”

La depresión es una enfermedad muy común en todo el mundo, alrededor de un millón de personas son diagnosticadas con trastorno de depresión.

Para tratar la depresión se han llevado  acabo tratamientos diversos como los farmacológicos que han desencadenado efectos secundarios negativos. Como alternativa, se han experimentado y analizado otras terapias, entre ellas la aromaterapia, para solventar los problemas que los tratamientos farmacológicos han causado.

Entre otros estudios, podemos destacar el que Wilkinson realizó, en el 2007 “comprobó con la participación de 288 pacientes que presentaban algún tipo de enfermedad maligna, para lo cual aplicó el uso de aceites esenciales por medio de la inhalación en 30 minutos diarios, en un periodo de seis semanas, teniendo como resultados la reducción estadísticamente significativa en los síntomas de depresión y ansiedad después de cada intervención, los aceites que se implementaron en este estudio fueron: bergamota, limón, lavanda, neroli, naranja, manzanilla, pomelo, pachulí, petit grain, rosa, vetiver, ylang-ylang, sándalo, ya que estos se ha evidenciado por estudios y literatura la reducción de los síntomas de ansiedad, depresión, apatía, miedo, tristeza, irritabilidad”

La aromaterapia para el estrés

Según Melgosa el estrés es “un conjunto de reacciones fisiológicas y psicológicas que experimenta el organismo cuando se lo somete a fuertes demandas”.

El estrés puede desencadenar en problemas físicos, por lo que es importante tener un control e identificar si se convierte en un sentimiento habitual en nuestra visa diaria, para ponerle freno. 

La aromaterapia puede ser una herramienta para aliviar el estrés y así evitar tener que recurrir al uso precoz de fármacos que puedan tener consecuencias negativas en nuestro cuerpo. 

Entre otros estudios, podemos nombrar este caso “Komiya y colegas en el 2006 observaron que la “inhalación de vapor de aceite de limón en ratones causó efecto antiestrés mediante la modulación sistemas GABAénergicos serotoninérgicos y dopaminérgicos”

En definitiva, el uso de aceites esenciales en la aromaterapia tiene un impacto positivo en nuestras emociones, y se ha comprobado científicamente.

Se ha evidenciado que la aromaterapia tiene efectos terapéuticos en patologías psiquiátricas, como depresión, ansiedad y estrés. 

Los Aromastick son una herramienta con la que aplicar la aromaterapia a tu día a día, y muy eficaces ya que el aroma entra directo al inhalarlo y tiene una respuesta inmediata.

Los Aromastick te van a ayudar a cuidarte, la salud es lo más importante, por lo tanto, debemos prestar atención a nuestro cuerpo y darle lo que necesita. Las emociones que surgen en nosotros pueden ser positivas o pueden representar un obstáculo en nuestra vida, pero identificándose, podremos ser capaces de ponerles remedio. 

Para ello, debemos de ser conscientes de el estado que estamos experimentando o la emoción que estamos percibiendo, y así la aromaterapia será nuestra aliada, para aportar a nuestro cuerpo lo que necesita.

Y no sólo nos ayudará a eliminar las emociones negativas sino que nos ayudará aprevenir dolencias físicas que estas puedan desencadenar.

 

¿ Qué piensas de el poder de la aromaterapia ? ¿ Lo has experimentado ? Cuéntanos !